María Callas




Maria Anna Cecilia Sophia Kalogeropoulos (Nueva York, 2 de diciembre de 1923- París, 16 de septiembre de 1977), más conocida por el nombre artístico de Maria Callas fue una gran soprano griega, y es considerada como la más famosa cantante de ópera del periodo de posguerra.
Callas combinaba una impecable técnica del bel canto con un gran talento dramático, lo que le hicieron la más famosa actriz-cantante de aquella época. Era extraordinariamente versátil, ya que su repertorio iba desde la ópera seria clásica, como La Vestale de Gaspare Spontini, hasta las óperas de Giuseppe Verdi, o Giacomo Puccini. Parece ser que eso fue la causa de muchas críticas para Callas, a la que sus estudios de la coloratura le permitieron cantar papeles tan diferentes.
Su debut fue en 1941 en el Teatro Lírico Nacional de Atenas en la opereta Boccaccio. El primer éxito lo tendría en 1942 con la ópera Tosca en la Ópera de Atenas. Pronto cantó Fidelio, Tiefland, y Cavalleria Rusticana, también en Atenas. En 1944 las fuerzas ocupantes pierden el control de Grecia y la flota británica llega a El Pireo. Maria Kalogeropoulos decide volver a los Estados Unidos para encontrar a su padre.
En los últimos años de su vida, Maria Callas impartió algunas clases en la Juilliard School de Nueva York, y se instaló definitivamente en París en la más completa soledad hasta su muerte a los 53 años. 
El 16 de septiembre de 1977 se despertó en su casa de París. Desayunó en la cama, salió y fue hacia el cuarto de baño. Tenía un dolor punzante en el costado izquierdo y se desmayó. Fue llevada otra vez a la cama y bebió un café fuerte. Reclamaron la presencia del médico del mayordomo, que salió inmediatamente hacia la residencia de Maria. Había muerto antes de que llegara. Su funeral tuvo lugar el 20 de septiembre y su cuerpo fue incinerado en el cementerio parisino de Père Lachaise.
Las razones de su muerte quedan poco claras: oficialmente se trató de una "crisis cardiaca", pero no se descarta que se suicidara ingiriendo una dosis masiva de tranquilizantes; las prisas con las que fue incinerada, el robo de su urna fúnebre (que se encontró unos días más tarde) y la dispersión de sus cenizas en el Mar Egeo en la costa griega, la primavera del 1979 hicieron imposible una autopsia.
Escrito por: Juanjo Dioses


La música es el corazón de la vida. Por ella habla el amor; sin ella no hay bien posible y con ella todo es hermoso.

0 comentarios :